FRANCISCO JAVIER ALONSO CASTILLEJO

FRANCISCO JAVIER ALONSO CASTILLEJO
(10 de octubre de 1976, País Vasco)
Francisco Javier Alonso, pequeño delincuente que ya había pasado en su adolescencia por el Tribunal de Protector de Menores por robar un paquete de galletas, iba en la noche del 10 de octubre de 1976 por las carreteras de Euskadi junto con Ángel María Rodríguez en un SEAT 124 robado, bastante rápido ya que habían cometido un delito en una gasolinera. Desafortunadamente para ellos un control de la Guardia Civil les dio el alto, Ángel es detenido pero no Francisco “El Paquito”, que logra escapar.  No obstante fue fácil dar con él ya que sabían su dirección, por lo que a la una de la madrugada llegan a su casa para arrestarle. Los vecinos le alertan de la presencia de la guardia Civil e intenta huir por el huerta que hay a las espaldas de su casa. Esta vez la guardia Civil no está para tonterías, así que sacan sus pistolas y le disparan por detrás, atravesándole una bala la espalda que se queda incrustada muy cerca de su corazón. Aunque la ambulancia tarda casi una hora en llegar, se le impide a los familiares acudir en su auxilio, por lo que “El Paquito” muere en la ambulancia camino del hospital. La versión oficial, como siempre, exime de culpabilidad a los cuerpos de seguridad del estado, ya que según ellos un disparo al aire coincidió casualmente con el salto de Francisco para encaramarse a la valla. Esa es la versión que se dio por buena aunque en el huerto quedasen bastantes casquillos en el suelo y en la pared varios impactos de bala. Por supuesto nadie fue juzgado por la muerte por la espalda de Francisco, y es que la muerte de un indeseable vale tan poco…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *