JOAQUÍN MENDOZA LAVERA

JOAQUÍN MENDOZA LAVERA
(25 de agosto de 1980)

Apedrear un cuartel de la Guardia Civil está mal, el problema es cuando la respuesta es disparar a matar, entonces podemos decir que la respuesta es desproporcionada.
La justificación de la Guardia Civil es que pensaban que podían ser posibles activistas terroristas, pero horas después cambiaron la versión diciendo que el grupo que lanzaba piedras huyó al acercarse el guardia de la puerta, excepto el joven Joaquín Mendoza, que quedó agazapado y fue detenido. Cuando el guardia lo bajaba hacia el cuartel, el joven se resistió, y en el forcejeo se disparó el arma del guardia, que hirió mortalmente en el pecho a Joaquín Mendoza. Estos gatillos de la Transición, qué fácil se disparaban…

  • Ascension Lago

    Pintar en la pared de un cuartel de la Benemerita la frase tan autentica y por lo tanto revolucionaria de “Pan, Trabajo y Libertad” era el detonante capaz de convertir a jovenes vecinos en peligrosos revolucionarios.
    Tanto, tanto, que los gatillos se disparaban solos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *