“Los recoge cartones también tienen derecho a morir”, pensaron los fascistas de la Triple A

MARÍA CONTRERAS, ANTONIO CONTRERAS Y ANASTASIO LEAL
(23 de julio de 1980, Bilbao)
“Los recoge cartones también tienen derecho a morir”, pensaron los fascistas de la Triple A cuando pusieron una bomba con dos kilos de goma 2 en Bilbao el 23 de julio de 1980.
La bomba estaba destinada aparentemente a estallar en una guardería cercana propiedad de un concejal de Herri Batasuna o quizá en una sede del PNV, pero los que sufrieron las consecuencias fueron dos hermanos de etnia gitana, María y Antonio Contreras al igual que un empleado de limpieza que moriría poco después a raíz de las heridas, Anastasio Leal.
También se halló un explosivo falso en el interior de la guardería, pero nunca se investigó ni juzgó a sus autores, por lo que nunca se sabrá exactamente lo que pasó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *