JUSTO LÓPEZ y FÉLIX MINGETA , Otros dos asesinatos indignos de la Transición.

JUSTO LÓPEZ DE SUBIRIA y FÉLIX MINGETA SANZ
(25 de agosto de 1979, Villareal)
El bar Las Vegas era uno de los que se puede considerar “de currantes”, donde se abre a primera hora para que los que van al tajo se tomen su cafelito y charlen un poco de sus cosas. El 25 de agosto, un tal Antonio Macías Benítez quería terminar bien su noche de juerga y escogió ese mismo bar. Entró y poco después empezó a discutir y buscar bronca con los que allí estaban mientras pedía una copa al dueño, Justo López, pero éste pensó que ya ha bebido bastante y le echó a la calle. Mientras, Antonio amenaza con volver y liarla de verdad.
Una hora después un taxi para y de él sale Antonio, entra al bar y saca su pistola de policía nacional para apuntar a Justo López. Un cliente, Félix Mingeta intenta calmar los ánimos, pero lo que consigue es que le peguen un tiro en el pecho, uno como el que después le regala a Justo. Cuando termina, guarda tranquilamente su revólver, se dirige al taxi y se pierde en la distancia dejando dos cadáveres.
La investigación posterior no habla de borrachera si no de “síntomas de inestabilidad nerviosa”, y aunque miles de personas se manifiestan frente al Gobierno Civil, aquí nunca pasó nada. Otros dos asesinatos indignos de la Transición.

14055039_296714240695481_3455630302080293180_n 14051578_296714237362148_3154049688871091541_n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *