Joaquín Navarro, Este estaba trabajando en La Periférica y se marchó

Joaquín Navarro fue un sindicalista que en los años 70 luchó infatigablemente en el área de transportes, principalmente en Madrid. Afiliado al PCE, estuvo exiliado hasta que volvió para luchar contra la dictadura franquista. El primer trabajo que tuvo fue en la empresa de transportes Trapsa y su dueño no era otro que Gerardo Díaz Ferrán (ya saben, ex dueño de “Viajes Marsans”, ex Presidente de la CEOE y condenado a varios años de cárcel por apropiación indebida). Díaz Ferrán se las gastaba de esta manera en su empresa de transportes y es un reflejo de las condiciones laborales del final del franquismo en España, donde todavía se gobernaba como si hubiera acabado la guerra dos meses antes.
“Uno de los primeros trabajos que Navarro consiguió fue en una empresa de un hombre que alcanzaría años más tarde gran notoriedad. La empresa se llamaba Trapsa y su dueño era Gerardo Díaz Ferrán, que actuaba con mano durísima contra quienes no aceptaran con docilidad su despótica manera de dirigir.
Joaquín tuvo el dudoso privilegio de ser despedido en persona por Díaz Ferrán. Un método sencillo: Joaquín estaba lavando el coche, acabada la jornada, para tenerlo listo a la mañana siguiente, y su jefe directo, un tal Paulino, le señaló hablando con el patrón: <Este estaba trabajando en La Periférica y se marchó>. <Pues despídelo>, dijo el patrón. Y ahí se acabó todo con Trapsa”. (“La matanza de Atocha. 24 de enero de 1977. Editorial La Esfera de los libros”. Jorge M. Reverte e Isabel Martínez Reverte).
Esta era la manera de dirigir España que tenían muchos empresarios en la Transición, los mismos empresarios que siguieron dirigiendo España después.

 

transi9 transi8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *