El caso de MARÍA ENCARNACIÓN

Durante la Transición hubo dos tipos de víctimas, unas que fueron eminentemente políticas, asesinadas por su labor reivindicativo o por su lucha contra el franquismo y otras que murieron por lo que se ha venido a llamar “gatilllo fácil”. Durante estos años, los cuerpos de seguridad del estado tenían digamos una facilidad excesiva para usar sus armas con resultado de muerte sin que sus actos tuvieran consecuencias serias. Es lamentable observar como este tipo de muertes se repiten sin cesar durante este periodo. El caso que mostramos hoy es uno de estos. Hace 25 años fue asesinada MARÍA ENCARNACIÓN AYÚCAR GARCÍA (1 de junio de 1981, Bilbao)
Algunas veces estas historias te llevan a pensar que quizá los integrantes de las fuerzas de seguridad el estado no deberían llevar sus armas cuando van de paisano, de esta manera se evitarían muertes tan lamentables como la de María Encarnación, ocurrida el 1 de junio de 1981.
Esa noche, a la salida de una sala de fiestas de Bilbao, su novio la asesinó con su arma reglamentaria para después intentar suicidarse, aunque no lo consiguió. No consiguió lo segundo, en lo primero no cometió error ninguno. El policía, por lo que se ve celoso patológico, tuvo una discusión acalorada con su novia debido a que en el interior había pasado algo, motivo suficiente para cometer un asesinato dándole un disparo en la cabeza. Al parecer, al salir de la discoteca la chica intentó andar un poco más adelantada que su novio, pero éste la retuvo y a la atrajo para sí. Ella intentó irse y en ese momento él sacó la pistola que llevaba en la cintura y sin mediar palabra le dio un tiro en la sien seguido de otros dos que se pegó a sí mismo en la cabeza.
Lo más angustioso de la historia es que el chico, policía desde hacía un tiempo, ya había declarado que si alguna vez ella le dejaba le pegaría un tiro y después se suicidaría, sin que las autoridades se plantearan que quizá no estuviera apto para llevar un arma.

transi2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *