LEGANÉS DEBE SER UNA CIUDAD LIBRE DE DESAHUCIOS

11223323_919566668064561_3841963003880246618_nEsta semana estaba previsto el desahucio de Yolanda y su familia, la misma semana que Yolanda, que está embarazada, sale de cuentas. Por fortuna y gracias a la presión social, el desahucio fue paralizado y el ayuntamiento se ha comprometido a negociar un alquiler social para la familia. A pesar de esta buena noticia, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca hacía un llamamiento a la movilización de los actores sociales de Leganés ¿Por qué? Porque a su última asamblea fue mucha gente nueva en busca de ayuda y consejo para solucionar sus dramáticos problemas con la vivienda. Porque el día 5 hay un nuevo desahucio en Arroyoculebro, el de Viki y su familia, y hace falta toda la ayuda posible para pararlo. Porque el lunes hay dos nuevos juicios de familias de Leganés donde probablemente se fijarán las fechas de dos nuevos desahucios.

La emergencia habitacional en nuestra ciudad dura ya demasiado tiempo y se ha cobrado ya demasiadas víctimas. Los desahucios de primera vivienda son un brutal atentado contra un derecho fundamental, aunque traten de disfrazarse de mera dinámica económica. Un techo sobre nuestras cabezas y un hogar donde construir nuestras vidas es una necesidad, mucho antes que un bien de consumo, y debe ser tratado como tal.

Lo curioso es que el derecho a la vivienda, presente en la Constitución y por el que se lucha sin pausa desde hace años, ya lo reconoció explícitamente el pleno municipal la pasada legislatura. Todos los grupos municipales, menos el PP votaron a favor de una moción que abogaba por terminar con el drama de los desahucios en Leganés. Esta moción, aprobada en junio de 2014, se comprometía a: a) emprender medidas municipales en base a la legalidad y competencias ya los efectos que señala esta moción, con el objetivo de garantizar el derecho a la vivienda de la población, b) paralizar los desahucios en nuestro municipio y c) crear un grupo de trabajo compuesto por portavoces de los diferentes movimientos sociales y políticos y las asociaciones de vecinos con el fin de detectar, comprobar y registrar los inmuebles que se encuentran en situación de permanente desocupación, comenzando por los que son propiedad de entidades financieras y otras grandes empresas

pah-leganes-emsulePero la realidad es que Leganés no es una ciudad libre de desahucios. Los alquileres sociales se negocian sólo en casos extremos y con la repercusión suficiente como para que la ciudadanía se movilice y exija una solución a las instituciones, no existe un mecanismo que facilite que las familias con dificultades accedan a estos alquileres, sino que se lucha por ellos hasta el límite. El EMSULE continúa teniendo viviendas vacías que no han sido destinadas a paliar la crisis habitacional, así como los bancos, que no han tenido que pagar las multas con las que se los amenazaba si no ponían sus pisos vacíos en régimen de alquiler social. Parece que la moción fue aprobada sólo para caer inmediatamente después en el olvido, lo cual no es nuevo. El gobierno municipal del PSOE ha dado ya muestras más que suficientes de su falta de voluntad política a la hora de poner en marcha lo aprobado en el pleno (basten como ejemplos la tardanza en convocar la comisión de investigación sobre la trama Púnica en Leganés o la reticencia a aportar la documentación necesaria para que se lleve a cabo la comisión de investigación sobre LEGATEC).

Por todo esto, desde Podemos Leganés, nos sumamos a la movilización que reclama la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y llamamos a implicarse a todos los agentes sociales de Leganés. Es hora de poner de nuevo el debate sobre la mesa y exigir una solución digna e inmediata para la gente que se encuentra en una situación de emergencia habitacional, para que termine esta vulneración constante de derechos fundamentales. Exigimos, además, una política institucional de hechos concretos, exigimos al equipo de gobierno la puesta en práctica de las medidas aprobadas. Porque apoyar las políticas que hacen de Leganés una ciudad más justa con las palabras, pero no con las acciones no es otra cosa más que mentir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *