Cierre de camas en el Severo Ochoa

Desde la Comisión de Sanidad de Podemos Leganés denunciamos el cierre de camas del Hospital Universitario Severo Ochoa y proponemos medidas a tomar por parte del Hospital que siempre tendrán preferencia por el paciente ante cualquier medida económica que perjudique el confort y asistencia de los pacientes.

El cierre de camas en verano es un clásico de la Consejería de Sanidad, pero que se cierren camas a finales de mayo solo por un descenso del número de ingresos pendientes en la urgencia general, quiere decir que por encima del confort del paciente están los ajustes presupuestarios que esta Comunidad ha impuesto a todos los hospitales. Una vez pasadas las elecciones municipales y autonómicas y a pesar del gran batacazo que ha supuesto estos comicios, el PP no disimula y sigue aplicando sus políticas donde más nos duele.

El cierre de camas en el Hospital Universitario Severo Ochoa, un total de 42, afectan tanto a camas quirúrgicas, 26, como a camas médicas, 16. Teniendo en cuenta que el Hospital Universitario Severo Ochoa tiene un total de 1700 pacientes en lista de espera con demoras máximas de 18 meses y que el cierre de camas significa que más de 10 pacientes se van a quedar sin cama este fin de semana , a pesar de tener cursado el ingreso, demuestra una vez más que la merma de la calidad asistencial parece ser un objetivo por encima de aprovechar los recursos en sacar lista de espera adelante o de asignar esas camas a los pacientes que lo necesitan.

Esto es un adelanto al cierre de camas este verano y por ello exigimos que nuestro hospital comience a trabajar en la búsqueda de estrategias para que esto no ocurra nuevamente, se abran servicios para mejorar la asistencia sanitaria y se aumente el número de quirófanos para reducir el número de pacientes pendientes en lista de espera, sin tener que recurrir a la intervención en clínicas privadas al margen de la red pública.

  • gerardo castañar ramos

    La misión que dios tiene encomendada ha los liberales de esta época, no ha los del siglo dieciocho, es deteriorar lo público para que como ovejas vallamos solicitando que nos privaticen lo nuestro regalándoselo a los señoritos que son MU GUENOS, GUAPOS Y RICOS POR LA GRACIA DE diooooos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *