Aprobación de la segunda fase de Legatec

En el pasado pleno del Ayuntamiento de Leganés, la segunda fase de Legatec fue aprobada con los votos a favor de los concejales del PP y la abstención de cinco de los ocho concejales del PSOE. Un resultado llamativo si tenemos en cuenta que el PSOE, así como ULEG e IU, se había comprometido con los trabajadores de Coca-Cola a votar en contra. No nos interesan los conflictos internos del PSOE, ni queremos enzarzarnos en discutir qué pactos y reuniones han conducido a este resultado. Hay algo más importante: votar en contra de la aprobación de la segunda fase de Legatec significaba posicionarse en contra de un polígono industrial en el que Coca-Cola pueda instalarse a costa de los los empleos de los trabajadores de la fábrica de Fuenlabrada. En contra de que generar empleo en Leganés implique una lucha cainita contra nuestras vecinas de Fuenlabrada. Durante el pleno, el portavoz del PP defendió que Legatec traería empleo a nuestra ciudad, pero ese no es el empleo que la ciudadanía quiere para Leganés. Porque los empleos destruidos en Fuenlabrada son también nuestros, y las luchas de nuestras vecinas son también nuestras luchas. La prosperidad y el bienestar no se logran gracias a generar pobreza y malestar en otro sitio, la prosperidad que deseamos para Leganés es una prosperidad solidaria y compartida con todos esos pueblos que sufren lo que nosotros. Esto no es una traición a los trabajadores de Coca-Cola, es una traición a toda la ciudadanía, porque si traicionan a uno, nos traicionan a todos.

Pero Legatec significa más cosas, no es sólo un conflicto laboral. Legatec refleja el oscurantismo de las instituciones: las irregularidades en las licencias, los tratos de favor a grandes empresas, las decisiones tomadas en despachos a puerta cerrada, los documentos ausentes, la falta de información. Legatec es una muestra de por qué nuestro Ayuntamiento se sitúa en el puesto 100, de un total de 110, en el ranking de Transparencia Internacional sobre la transparencia en los principales municipios del país (y aún es más interesante ver que en el área de transparencia económico-financiera la puntuación del ayuntamiento leganense es de 27,3 puntos sobre 100). Legatec es la última muestra de que nuestros representantes en el ayuntamiento no gobiernan para las vecinas y los vecinos, sino de acuerdo con los intereses de los de arriba, de las multinacionales y las grandes empresas.

Pudimos oír durante la retransmisión del pleno los gritos de rabia y dolor de un trabajador de la fábrica de Coca-Cola de Fuenlabrada. Hoy todos los grupos del ayuntamiento se han apresurado a condenar las amenazas que profirió, porque las amenazas nunca son aceptables y nunca son de recibo. Pero no debemos olvidar que la distancia entre las instituciones y la ciudadanía, la torre de marfil en la que se hace política, no permite que la ciudadanía intervenga, cierra todos los espacios de dialogo, torpedea la participación de las vecinas. Ese grito de desesperación es consecuencia de la ceguera y la sordera de nuestros políticos, ese grito de desesperación es lo que queda cuando haces imposible el diálogo.

En Podemos Leganés nos posicionamos en contra de lo aprobado en el pleno de ayer con respecto a Legatec. Nos posicionamos en contra por solidaridad con nuestras vecinas, nos posicionamos en contra porque Legatec es producto de un proceso oscuro, dudoso y, quizás, fraudulento (y no puede ser aprobado hasta que no quede sobradamente demostrado que no lo es), pero sobre todo nos posicionamos en contra de un Legatec que no es de las vecinas de Leganés, sino de las grandes empresas. Este no es el parque tecnológico y de investigación con el que soñábamos los jóvenes, ese sueño se ha vendido al peor postor, y ahora queremos recuperarlo. Queremos un Legatec que realmente sea transparente, en el que se reflejen las iniciativas y los deseos de la ciudadanía, que sirva para hacer de nuestra ciudad un lugar que produzca mejor, que produzca de forma más respetuosa, más innovadora y más responsable, y cuyos beneficios económicos y sociales sean para Leganés. No queremos un polígono que no sea más que un almacén para las grandes empresas del país.

Este no es el modelo que se merece Leganés, este no es el ayuntamiento que se merece Leganés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *